5 miedos como copywriter

Los 5 miedos del copywriter a los que te enfrentarás tarde o temprano

Si algo te he demostrado desde el primer artículo que publiqué en este blog el 6 de mayo de 2019, esto es que soy una de las personas más miedicas del mundo.

Te he hablado de muchas cuestiones que me aterran en el ámbito profesional y lo he hecho de la forma más transparente de la que soy capaz.

Cuando emprendas tu camino como copywriter también sentirás pavores y antes de que tengas ganas de tirar la toalla, déjame decirte que lo harás muy bien.

Copywriter emprendedor: una montaña rusa de miedos y emociones

¿Que por qué te estoy hablando de miedos?

Los artículos de los lunes siempre trato de orientarlos a la figura del copywriter, más que al copywriting puro y duro.

Siempre he pensado que para ganarte la vida con esta profesión necesitas ir un paso más allá de la escritura persuasiva.

Construirte una fortaleza mental para superar los días malos y potenciar los buenos me parece imprescindible.

Y sé que quizás no sean estos, pero que pasarás por muchos miedos en diferentes ocasiones.

Los 5 miedos a los que te enfrentarás como copywriter

En este artículo he recogido algunos de los 5 miedos a los que yo me he enfrentado y que sé que son más comunes de lo que pensamos.

Voy a hablarte de ellos con total transparencia y te voy a contar cómo los venzo cada vez que aparecen.

Además, me encantaría que si tú quieres añadir algo o tienes algún otro pavor que no esté en esta lista, lo compartas también conmigo.

Mis 5 miedos como copywriter novato son:

  • Miedo a enfrentarte a un nuevo cliente.
  • Miedo al papel en blanco.
  • Miedo a entregar los resultados.
  • Miedo a dar un presupuesto.
  • Miedo a justificar tus textos.

¿Vamos a por ellos?

Miedo a enfrentarte a un nuevo cliente

¿Quién no ha sentido alguna vez pavor al enfrentarse algo desconocido?

Yo me tomo lo de ser copywriter cada día como si fuera un videojuego. Así que cada uno de mis clientes son malos finales a los que tengo que vencer.

Algunos son más fáciles que otros, pero los difíciles son los que dan más puntos al final de la partida.

Lo importante es que, al igual que me pasaba de pequeño, hasta que encontraba la secuencia de movimientos de ese enemigo me sentía perdido y frustrado.

Por suerte, poco a poco identificaba cómo esquivar sus golpes y antes de que me diera cuenta ya había vencido.

Aquí sucede lo mismo.

Miedo a enfrentarte al papel en blanco

Este es un miedo que estoy convencido de que tú también lo has sufrido.

En realidad, es común a todas las personas que trabajamos con palabras y tenemos que crear desde cero.

Nos importa tanto lo que queremos escribir allí, que nos bloqueamos.

Pero, ¿sabes qué es lo mejor?

Que vencerlo es muy sencillo.

Solo necesitas escribir una palabra detrás de otra y poco a poco ese nerviosismo se irá.

Lo que yo hago cuando me encuentro en una situación así es redacto un par de párrafos mal hechos y cierro el archivo.

Unas cuantas horas después vuelvo al documento y vuelvo a enfrentarme a él.

Como ahora ya hay texto, ese miedo ha desaparecido. Todo es mucho más sencillo.

Miedo a entregar los resultados

Que levante la mano quien después de muchas horas de trabajo, entregue un resultado y no tenga miedo de que le digan que está mal.

Yo soy el primero.

Y de hecho, cuando trabajaba por cuenta ajena siempre trataba de posponerlo hasta última hora, para que mi jefa pudiera leerlo cuando yo ya no estuviera en la oficina.

Total, que lo que yo intento hacer cada día es esforzarme al máximo por el camino y disfrutar del proceso.

Por ahora me va bastante bien.

Si entrego los trabajos con la sensación de que me he quedado vacío por dentro, entonces estoy tranquilo al respecto.

Miedo a presentar un presupuesto

Anda que no es común esto cuando empiezas.

Tienes el problema de que sientes que no vales prácticamente nada y eso lo reflejas en unos precios que están tirados por el suelo.

Pero si quieres que alguien respete tu trabajo, necesitas ser tú la primera persona que lo haga.

Y eso se consigue con unos precios justos y apropiados para la circunstancia.

Lo que yo te recomiendo es que durante tus primeros compases como copywriter emprendedor siempre le sumes 100 euros al precio que habías imaginado.

Sé que te puede parecer arbitrario, pero te vas a dar cuenta de que la mayoría de tus clientes lo van a aceptar sin rechistar.

¿Sabes por qué?

Porque incluso así es posible que sea bastante bajo.

Miedo a justificar tus decisiones

Si quieres que te tomen como un profesional hecho y derecho, te aconsejo que justifiques cada decisión que tomes.

Cuando presentes un texto, no mandes solo el resultado y ya está. Sino que es muy importante que expliques el porqué.

En mi caso particular, yo siempre mando un vídeo en el que sobre el propio texto comento por qué he tomado cada una de ellas.

A mis clientes les gusta mucho.

Las 5 claves para pasar a la acción

  • Lo primero que debes tener claro es el miedo es normal, pero tienes que encontrar la manera de pasar a la acción.
  • Para ello es fundamental que entiendas que eres una persona y que puedes vencerlos.
  • Identifica dónde te ves más flojo y trata de encontrar la manera de trabajar para superarlos.

Creo que ha sido uno de los artículos más personales que te he escrito nunca y la verdad es que me encanta hacerlo.

Siempre he pensado que internet debería ser un lugar mucho más transparente y para eso te he contado todo esto.

¿Me cuentas tú a qué le tienes miedo? Tienes los comentarios a tu entera disposición.

istanbul escorts
istanbul escort